Qué significa aceptar - Aceptación: Aprendizaje y Vida -

A raíz de mi experiencia hoy, felizmente, puedo compartir mi escrito con vosotros.
Muchas veces hemos oído que hay que aceptar lo que no podemos cambiar pero en nuestro fuero interno nos rugen las tripas del resentimiento y nos chirrían las meninges de la injusticia.

¿Cómo vamos a aceptar esa situación de vida tan dura, ese comportamiento de alguien que nos ha dañado? Esto cuando además atañe a nuestra experiencia con nuestros progenitores tiene aún un eco más potente y reverberante ad eternum, ad infinitum… Oleadas de pasado no digerido escondidas entre los pliegues de nuestro presente, agazapadas para rugir y sufrir cuando algo o alguien nos lo remueve…
Pues bien hoy escribo para expresar que la Aceptación existe, que lo que se piensa que no se puede trascender se puede, que lo imposible o impensable se puede alcanzar. Es posible Aceptar.
Aceptar no significar “resignarse a”, aceptar significa mirar lo sucedido sin carga de emoción. Reconociendo que ha sido y lo que supuso pero sin el torbellino de las 1001 emociones tóxicas que llevaba enganchada esa vivencia, esa relación con padre y/o madre que nos ha conformado ( dado forma) y deformado en más de un aspecto de nuestra actualidad.

Aceptar significa soltar una carga, la de la resistencia de lo que realmente ha sido.
Aceptar significa poder mirarlo de frente sin tener que culpar a otro o a uno mismo.
Aceptar no significa no obrar en consecuencia.
Aceptar significa observar lo sucedido y, sin carga, decir esto fue, y sobre esto, con esto actúo. Me posiciono.

Aceptar no significa abrazar al otro que nos hirió con mayor o menor intencionalidad.

Aceptar es ver con el observador que llevamos dentro y no con el personaje herido.
Aceptar sobre todo ¡ nos libera de una carga tan pesada!…
Aceptar y aprender de lo sucedido. Aceptar. Aprender y seguir viviendo, sin la carga de ese pasado, con más y mejor energía para lo que vayamos creando.
Gracias a mi pasado, gracias a lo que he aprendido, gracias a lo que estoy por aprender. Gracias a las Flores de Bach, gracias al Reiki, gracias a mis progenitores. Gracias a ti.